Recetas típicas de Cuaresma y Semana Santa

Hemos seleccionado algunas de las recetas especiales para esos días de Cuaresma y Semana Santa.

Miniatura

Torrijas de Cuaresma

Dentro de los postres más tradicionales de España, no podían faltar las torrijas. Tradicionalmente, siempre ha sido un postre de reciclaje, se reutilizaba el pan de días anteriores. Las torrijas tradicionales se suelen preparar con un tipo de pan especial para torrijas, más ancho, esponjoso y grueso de lo habitual. Esta receta tradicional, del dulce más típico en Semana Santa es un postre que está basado en una rebanada de pan empapada en leche, rebozada en huevo, frita en aceite de oliva virgen extra y aromatizada al gusto con almíbar o, en este caso, azúcar y canela.

Ingredientes:

  • 1 barra de pan del día anterior
  • 1 litro de leche
  • 500 ml. de nata
  • 1 vaina de vainilla
  • 250 gr. de azúcar
  • 4 huevos

Para el almíbar:

  • 1,5 litro de agua
  • 350 gr. de azúcar
  • 2 ramas de canela
Elaboración
El día anterior a la elaboración de las torrijas caseras, prepararemos un almíbar no muy líquido con todos los ingredientes anteriores. En un cazo ponemos a calentar, a fuego suave, la leche con la nata, el azúcar y la vainilla, removemos hasta que se disuelva el azúcar. En lo que se templa la leche vamos cortando y colocando en una fuente el pan, en rebanadas de unos dos centímetros de grosor. Cuando empiece a salir “humillo” del cazo de la leche es el momento de incorporarlo a la fuente del pan, no tiene que estar muy caliente, ya que si no, se nos pueden deshacer las rebanadas.
Ponemos a calentar aceite de girasol en una sartén grande, en lo que se calienta, batimos los huevos en un bol amplio. Cuando esté caliente, rebozamos las rebanadas de pan en el huevo y las freímos en la sartén. Las sacamos una vez adquieran un color dorado y las colocamos sobre papel absorbente, una vez que pierdan el aceite sobrante, las ponemos sobre la fuente de presentación final. Una vez tengamos todas las torrijas caseras fritas y en la bandeja, las rociamos con el almíbar, las damos de vez en cuando la vuelta para que se empapen bien del dulce líquido

Bacalao de Cuaresma confitado con crema de boniato, membrillo y reducción de oporto

Muchas son las recetas de bacalao típicas de la Cuaresma y Semana Santa, pero si hay una original, sin duda es esta de bacalao confitado, que une sabores salados y dulces, combina la jugosidad del pescado con una crema dulce y sabrosa.

Ingredientes:
  • 4 lomos de bacalao desalados de buena calidad
  • aceite de oliva virgen
  • 1 cebolla grande
  • 2 boniatos medianos
  •  1 patata grande
  • un poco de agua
  • 150 cl de nata
  •  sal y pimienta
  • 150 cl de jerez
  •  150 cl de vino de oporto
  • un puñado de pasas de corinto
  • agua +Maizena si hace falta
  •  una cucharada por plato de dulce de manzana y membrillo

Elaboración

Primero vamos a confitar el bacalao a 35 ºC en una cazuela donde los lomos de bacalao queden cubiertos con el aceite de oliva. Controlar la temperatura con un termómetro, pinchar el centro del lomo y cuando llegue a la temperatura deseada, sacar y poner a escurrir.
Asar la patata con piel junto a los boniatos en el horno a 200ºC durante 35-40 minutos o hasta que estén cocidos, pelar y  reservar, mientras en una sartén pochar la cebolla finamente cortada hasta que esté tierna, no hace falta que tenga color.
Añadir al vaso de la batidora donde tenemos los boniatos y patata la cebolla pochada, salpimentar y poner la nata, triturar hasta conseguir un puré muy fino, si está muy espeso poner un poco de agua. Reservar el puré en caliente.
Poner en un cazo los vinos y dejar reducir hasta la mitad, podemos acabar de espesar la salsa con ayuda de una cucharada  de Maizena disuelta en un poco de agua fría. Cuando la salsa esté en su punto añadir las pasas de corinto y dejar unos 4 minutos para que se ablanden a fuego muy bajo.
Montamos los platos.
Poner en el fondo del plato un poco de crema de boniato, encima el lomo de bacalao confitado con unas cuantas pasas y trocitos de membrillo. Decorar con un hilo de salsa de reducción de jerez y oporto.

Buñuelos de viento

Ingredientes: 

  • ½ vaso de agua
  • ½ vaso de leche
  • 1 vaso de harina tamizada
  • Una cucharada pequeña de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • Raspadura de medio limón
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • 1 vasito de cortado de anís (eso como siempre va a gustos)
  • 3 huevos
Elaboración
Poner en un cazo la leche, el agua, la mantequilla, la sal, el azúcar y la ralladura de limón. Cuando rompa a hervir se echa la harina de una vez y se trabaja hasta que veamos que queda una masa consistente y tiende a hacerse una bola. Retiramos del fuego, se echa el anís y un huevo y se trabaja hasta que quede integrado por completo, se echa el segundo huevo y lo mismo hasta que tengamos los tres huevos integrados en la masa.
Trabajamos la masa unos 10 minutos. Yo todo el proceso lo hice con una cuchara de madera.
Se calienta una sartén con abundante aceite de girasol y se van echando bolitas de masa hasta que tengan un color dorado intenso (ayudaros con dos cucharitas untadas de aceite). Veréis que se dan la vuelta solos, y si no ayudarlos con una espumadera. A medida que los vayáis retirando colocarlos en un papel absorbente, y antes de que se enfríen del todo rebozarlos con azúcar.