Receta: mejillones a la vinagreta

Los mejillones, como cualquier molusco, son una fuente de nutrientes, ricos en vitaminas, aminoácidos y minerales, además de ser uno de los alimentos más naturales que podemos encontrar en el mercado, sin ningún tipo de procesado.

Miniatura

Los mejillones tienen una serie de beneficios que veremos a continuación. Luego os enseñaremos a preparar mejillones a la vinagreta.

  1. Beneficios
  2. Receta

Beneficios de los mejillones

Cuando buscamos incluir proteinas en nuestra dieta diaria, normalmente pensamos en carnes blancas como el pollo, el atún, el huevo o los lácteos. Además, cuando pensamos en los beneficios del pescado nos vienen a la cabeza los pescados azules, ricos en omega3, el pescado blanco o el marisco. Los moluscos por su parte como los mejillones, berberechos o las almejas poseen incluso más propiedades que el resto de productos marinos.

Como hemos dicho, los mejillones son uno de los alimentos más naturales, sin procesar y además mucho más económicos que cualquier otro molusco o marisco.

Los mejillones destacan por su alto contenido en proteínas, 25gramos de proteína por cada 100 gramos de mejillón cocido o al vapor. Sumado a esto, son bajos en calorías 170/100gr y en grasas 4gr/100gr.

En cuanto a su nivel de vitaminas, son ricos en vitamina b12 que mejora el estado de ánimo. También son altos en vitamina A, importante para reforzar las defensas y fortalecer los huesos.

Al igual que el pescado azul, los mejillones también son ricos en omega-3, que tiene propiedades antiinflamatorias, reduce el colesterol y los triglicéridos. También contienen sodio, un mineral que ayuda a controlar la presión arterial, y en yodo, mineral que trabaja para el correcto funcionamiento de las células además de ayudar a regular el metabolismo.

TW Mejillones.jpg

Receta de mejillones a la vinagreta

 

Ingredientes

  • 1 kilo de mejillones
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 tomate grande o 2 medianos
  • Sal, aceite y vinagre.

Cómo preparar mejillones a la vinagreta

En primer lugar limpiaremos los mejillones sumergiéndolos en agua fría. Además les quitaremos los pelos e impurezas que salen del mejillón por la abertura.

Pondremos una olla con un dedo de agua a hervir y vertemos los mejillones junto con un par de hojas de laurel y un poquito de vino blanco. A los 3-5 minutos veremos como los mejillones se han abierto, quitaremos de la olla y los colocaremos en una fuente. Quitaremos una de las dos conchas del mejillón y tiraremos la que está vacía, quedándonos con la parte que contiene el mejillón. Sobre todo, aquellos mejillones que no se hayan abierto durante la cocción los desecharemos.

En una tabla aparte, picaremos los pimientos, la cebolla y los tomates a trozos muy pequeños. Lo colocaremos todo en un bol y añadiremos sal, aceite y vinagre. Mezclamos todo bien para formar una vinagreta y dejamos que las verduras cojan el jugo de la vinagreta.

Colocamos los mejillones en una fuente y cubriremos los mejillones con la vinagreta. Metemos la fuente en la nevera y servimos fríos.

Comentarios