Receta de sopa de cebolla

¿Cómo preparar una sopa de cebolla con un toque especial? En el vídeo de los Hermanos Torres de hoy, aprenderemos una receta rápida y deliciosa. ¡Toma nota de los ingredientes!

sopa de  cebolla

Los Hermanos Torres nos ofrecen una receta sencilla y muy sabrosa de sopa de cebolla con la que podrás sorprender a tus comensales con un plato de toda la vida pero adaptado a la alta cocina.

Propiedades y beneficios de la cebolla

La cebolla es un alimento que proporciona un sin fin de beneficios gracias a sus propiedades saludables. En el caso de la receta que nos ofrecen hoy los Hermanos Torres, sopa de cebolla, es el ingrediente principal, pero en la mayoría de las recetas en las que esta presente, lo hace de manera secundaria, aunque en todas esas recetas se hace notar.

Este alimento esta compuesto principalmente de agua, casi en un 90%, lo que la convierte en un alimento muy ligero. Gracias a ello, la cebolla solo aporta 38 calorías por 100 gramos, siendo los carbohidratos su nutriente más abundante con un 8,6%, seguidos de la fibra y por último y de manera casi residual aportan proteínas en un 1,2% y grasas en un 0,2%.

En cuanto a vitaminas y minerales que nos aporta la cebolla, destacan por encima de otras la buena dosis de vitamina C, potasio, calcio, fósforo y en oligoelementos. Además de todo lo anterior, este alimento es muy rico en fitoquímicos, destacando el flavonoide quercitina. Este elemento es un antioxidante muy potente que tienen propiedades que nos ayudan a cuidar nuestra salud.

El consumo de cebolla ayuda a regular nuestro sistema en situaciones en las que tengamos un proceso inflamatorio o alérgico y potencia la protección de nuestro sistema ante determinados casos de cáncer.

Las propiedades de este alimento más destacables son las siguientes:

  • Diurética: su alto contenido en potasio y su escaso sodio la convierten en un gran aliado en casos de edemas, hipertensión y piernas cansadas.
  • Prebiótica: ayuda al crecimiento de bifidobacterias en el intestino lo que inhibe que se formen bacterias patógenas. Mantiene el equilibrio intestinal.
  • Digestiva: El consumo de cebolla aligera nuestras digestiones y previene el estreñimiento, la flatulencias y las digestiones pesadas.
  • Antioxidante: como hemos mencionado anteriormente, contienen quercitina que es un potente antioxidante y que tiene grandes propiedades saludables.
  • Cardiosaludable: Previene la formación de trombos así como el colesterol y los triglicéridos altos.  
  • Antiséptica: la cebolla es un gran aliado frente a los problemas relacionados con las vías respiratorias. Es frecuente escuchar el uso de este alimento en remedios caseros contra la tos y el resfriado. El más utilizado es el de cortar una cebolla por la mitad y dejarla en la mesilla de noche hasta la mañana siguiente.

Diferencias entre el ajo blanco y el ajo negro

El ajo es uno alimento con multitud de propiedades saludables y que se utiliza en nuestras dietas desde hace miles de años. Existe una variedad de ajo, el ajo negro, que se ha generalizado su uso en recetas.

El ajo negro es el resultado de someter un ajo blanco a un lento proceso de caramelización natural que les proporciona el color negro, la textura más cremosa y que potencia su sabor. El proceso de convertir un ajo blanco en negro, es tan sencillo que podemos realizarlo en casa. Para ello solo necesitáis un ajo blanco y dejarlo fermentar de manera natural a la menor temperatura constante entre 30 y 60 días. El resultado después de ese periodo, será el ajo negro. Tras este proceso, el ajo blanco convertido en ajo negro adquiere un sabor suave y un olor más fino y delicado. El ajo negro se puede consumir directamente o como ingrediente principal de salsas.

En cuanto a las propiedades beneficiosas de la ingesta del ajo negro destacamos que es un alimento que nos ayuda a nivel circulatorio ya que es hipo tensor, también es antiséptico, antibiótico, diurético, expectorante y antioxidante.

Receta crema de cebolla de fuentes con trufa

Ingredientes para 4 personas:

Para la crema de ajo negro

Para la cebolla encurtida

Para la gele de trufa

Para el aro de pan

Cómo elaborar la crema de cebolla de fuentes

  1. Cortar en juliana la cebolla, y pochar en una cazuela con unas gotas de aceite de oliva y a fuego muy suave para que quede bien caramelizada.
  2. Una vez la cebolla está bien oscura y pochada, resar una cucharada de cebolla pochada que trituraremos con ayuda del turmix para hacer un pure de cebolla que reservaremos en una manga para el emplatado, añadir el caldo de ave en la cazuela  y dejar que  hierba a fuego suave unos 20 o 30 minutos, agregar un chorrito de nata liquida y triturar con ayuda de la thermomix hasta conseguir una crema muy fina. Reservar.
  3. Cortar unos daditos de cebolla y sumergir en una solución de vinagre y agua a partes iguales.
  4. Hacer una mayonesa de ajo negro, para ello romper el huevo en un vaso de turmix, añadir un par de diente de ajo negro y un poco de sal, triturar con la batidora y montar con el aceite de girasol como si de una mayonesa se tratara. Disponer la crema en una manga.
  5. Mezclar el jugo de trufa con el agaragar y llevar al fuego para calentar, hasta que empiece a hervir, remover bien y verter en una fuente para que nos cuaje. Una vez la gelatina solida, cortar unos dados del mismo tamaño. Reservar
  6. Cortar unos discos de pan que troquelaremos para obtener un aro de pan, que hornearemos entre papel vegetal aliñado con un poco de aceite de oliva virgen extra y un poco de hierbas aromáticas, sal y pimienta. Hornear a 140 grados 30 minutos. Reservar.
  7. Laminar la trufa pelada y limpia, para colocarla alrededor del aro de pan, cubriéndolo por completo. Encima de la trufa, disponer unos daditos de cebolla encurtida, unos daditos de la gelatina de trufa, unos puntos de cebolla pochada, unos puntos de mayonesa de ajo negro y unos brotes. Disponer el aro dentro del bol y llenar con la crema de cebolla bien caliente por dentro del aro de trufa.

¡Descárgate nuestro top 10 recetas sanas y rápidas! [Guía gratuita]

Comentarios