Una alimentación saludable es uno de los hábitos más importantes para tener una buena salud, no solo a nivel físico sino también mental. Por este motivo, es importante adoptar unas costumbres tanto de nutrición como de ejercicio físico, ya que contribuyen a mejorar la calidad de vida. En este post, vamos a explicar la importancia de la alimentación y algunos consejos para llevar a cabo una dieta equilibrada.

Es cierto que la alimentación es algo más que una necesidad, pues también supone placer y una forma de expresarse. La alimentación debe satisfacer estos tres pilares y mantener un equilibrio entre ellos. Hoy en día, existe una amplia variedad de alimentos, pero no todos son apropiados para llevar un estilo de vida saludable.

Por lo tanto, hay que conocer la importancia de la alimentación para decidir qué alimentos debemos consumir, en qué medida y cuáles se deben eliminar por completo de nuestra dieta y la de nuestra familia. La amplia disponibilidad de alimentos que se encuentran hoy en día, en muchas ocasiones, lleva a comer en exceso, y a escoger de forma errónea los nutrientes que debemos consumir.

  1. ¿Qué es una alimentación saludable?
  2. Beneficios de una alimentación saludable
  3. Consecuencias de no seguir una alimentación saludable
  4. Consejos básicos para una alimentación saludable

¿Qué es una alimentación saludable?

Una alimentación saludable y equilibrada es aquella que contiene todos los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente a lo largo del día y la que, además, consigue reducir el riesgo de padecer enfermedades. Este tipo de dieta es importante en cualquier etapa de la vida, pero hay que hacer especial hincapié en la etapa del crecimiento.

Para seguir una dieta sana no se debe excluir ningún grupo nutricional, por lo que la variedad de alimentos es un elemento fundamental, pero en las proporciones adecuadas. La dieta debe adaptarse a la edad, el peso y el estado físico de cada persona. Además, los atributos que la caracterizan son: equilibrio, moderación y, muy importante, que sea apetecible.

A las condiciones anteriores, en los últimos tiempos, se ha añadido una característica nueva: la sostenibilidad. La dieta, además de saludable para nuestro organismo, debe ser respetuosa con el entorno o medio ambiente en el que vivimos.

Deporte

Maldita.es

Maldita

¿Siempre hay que congelar el pescado que vamos a comer crudo?
Leer más

Beneficios de una alimentación saludable

Muchos estudios relacionan la importancia de la alimentación saludable con la salud ya que puede prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas como, cardiovasculares, obesidad, diabetes, cáncer, etcétera.

En otras palabras, una dieta equilibrada permite que nuestro organismo, por un lado, funcione con normalidad y cubra nuestras necesidades fisiológicas básicas, y por otro, como ya hemos comentado anteriormente, reduzca las posibilidades de padecer enfermedades a corto y largo plazo.

A pesar de que no se trate de una relación directa causa-efecto, sí contribuye a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de dichas enfermedades. De hecho, según la OMS 2,7 millones de personas fallecen todos los años por no llevar una buena alimentación, y abusar de frituras y rebozados.

Guía gratuita
Alimentación equilibrada
¿Qué incluir en una dieta sana y equilibrada?

En esta guía encontrarás recomendaciones científicas sobre la alimentación y la prevención de enfermedades, consejos para cuidar las comidas sociales, para una alimentación más sostenible y opciones de comidas con poco tiempo.

Algunos de los beneficios que se obtienen al llevar una dieta equilibrada y saludable son los siguientes:

  • Fortalecer el sistema inmunitario.
  • Menor riesgo de padecer enfermedades crónicas.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Ralentiza el proceso de envejecimiento.
  • Evita enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda a obtener un peso saludable.
  • Previene la fatiga crónica y el cansancio.
  • Un estado de ánimo más positivo y mayor energía para el día a día.

Consecuencias de no seguir una alimentación saludable

Como hemos comentado anteriormente, la importancia de la alimentación puede derivar en el desarrollo de diversas enfermedades que se asocian al consumo excesivo de grasas saturadas, sal, azúcar y cocinar mediante frituras y rebozados. Además, esta mala alimentación suele ir acompañada de un consumo de fruta y verdura muy reducido, incluso inexistente.

Algunas de las enfermedades relacionadas con no seguir una dieta equilibrada son las siguientes:

  1. Diabetes.
  2. Cáncer.
  3. Sobrepeso y obesidad.
  4. Problemas bucodentales ya que la comida rápida, rica en grasas y azúcares, o los alimentos precocinados, favorecen la proliferación de cariogénicas.
  5. Hipertensión arterial.
  6. Colesterol elevado o hipercolesterolemia.

Consejos básicos para una alimentación saludable

Según la OMS, una alimentación saludable no es aquella que excluye ciertos grupos nutricionales ya que todos, en mayor o menor medida, son necesarios para nuestro organismo.

Después de conocer los riesgos de no seguir una dieta saludable y equilibrada, ya sabemos lo importante que es cuidar la alimentación, por este motivo, vamos a facilitar una serie de consejos para seguir una dieta sana y cuidada.

1. Toma al menos 5 raciones de frutas y verduras

Estos alimentos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y derrames cerebrales. Según la OMS, se deben consumir cinco porciones de frutas y verduras al día. Gracias a esta ingesta se obtiene la suficiente fibra dietética.

Para facilitar su consumo, es recomendable incluir verduras en todas las comidas, en los tentempiés optar por frutas frescas y verduras crudas, escoger siempre fruta y verdura de temporada, y que se trate de una selección variada.

Guía gratuita
Frutas y verduras
¿Consumes 5 piezas de fruta y verdura al día?

Queremos enseñarte algunas recomendaciones para que tú y tu familia disfrutéis de todos los beneficios que tiene una alimentación saludable.

2. Reducir el consumo de grasas

La OMS recomienda reducir el consumo total de grasa a menos del 30% de la ingesta calórica diaria ya que esto disminuye el riesgo de sobrepeso u obesidad. Pero, no todas las grasas son iguales, por ello, el consumo de grasas saturadas se debe limitar al 10% y las grasas trans a menos del 1% de la ingesta total diaria.

Sin embargo, no todas las grasas son perjudiciales, el aceite de oliva es una de las grasas más saludables, y también lo son otros alimentos como el aguacate y el salmón, ricos en Omega-3, y, por tanto, cardiosaludables.

3. Reducir el consumo de sal y azúcares añadidos

La sal es un micronutriente necesario pero que se debe consumir con moderación, es decir, unos 5 gramos diarios. Su consumo excesivo está directamente relacionado con la aparición de hipertensión arterial.

Por otra parte, el consumo de azúcares añadidos se debería limitar al máximo ya que no deberían suponer más del 5-10% de la ingesta total. Entonces, es primordial basar la alimentación en alimentos naturales y consumir alimentos mínimamente procesados.

Conocer la importancia de la alimentación es indispensable para entender cómo puede afectar a nuestro organismo. Una dieta sana y equilibrada te ayudará a estar más sano y a que tu organismo funcione correctamente. Pero, debes saber que es un proceso a largo plazo, no esperes tener resultados de inmediato, y, además, son hábitos que tendrás que mantener de por vida. ¡No lo dudes y empieza ya!


Una alimentación equilibrada es fundamental para llevar una vida saludable. En nuestro blog, te damos recetas nutritivas y fáciles de hacer para incluir en tu dieta diaria que siga las pautas de los nutricionistas: