Menú infantil de los restaurantes a prueba

El menú infantil cuando comemos fuera de casa con los niños no tiene por qué ser de mala calidad. Tenemos que evitar la comida rápida y la comida basura

Miniatura

Comer fuera de casa es un excelente momento para que los más pequeños prueben nuevos platos y aprendan a apreciar lo delicioso que puede ser una dieta variada, pero no es tarea fácil. Si nos guiamos por lo que nos ofrecen los restaurantes dentro de “menú infantil”, éste suele limitarse básicamente a comida rápida, rica en grasas, azúcares, demasiado calórica y, por todo ello, nada recomendable.

  1. Analizando los menús infantiles
  2. Otro gran reclamo del menú infantil, su precio
  3. Y entonces, ¿qué podemos darles como menú infantil?

Analizando los menús infantiles

A partir de los 12 meses, los niños pueden comer casi cualquier alimento, exceptuando los que pueden contener tóxicos o aquellos con riesgo de atragantamiento. Lo ideal es que a partir del año los niños sean capaces de comer trozos de alimentos, con sus propias manos o con cubiertos, siempre ofreciéndoles alimentos saludables, lo que facilita que prueben nuevos sabores, texturas y combinaciones. Entonces, ¿por qué limitar a los niños la oferta alimentaria? Muy a mi pesar, en los menús infantiles encontramos casi siempre los mismos platos: hamburguesas, nuggets, pizza, macarrones… y con helado de postre. El propio plato en sí no tiene por qué ser de mala calidad nutricional, por ejemplo, unos macarrones elaborados con un sofrito de tomate natural, con su cebolla, ajito… puede ser un gran plato, pero no nos engañemos, suelen estar cocinados con abundante grasa de mala calidad, condimentados con salsas ricas en azúcares y nuevamente grasas de baja calidad y carentes de cualquier tipo de verdura. En definitiva, un comida nada recomendada para la salud. Pensad que comer fuera de casa, en un día festivo, es una gran fiesta para los más pequeños, por lo que si siempre que lo hacéis los niños comen “comida basura” la asociarán con algo positivo, porque la compartís siempre que estáis disfrutando en familia. 

Otro gran reclamo del menú infantil, su precio

En muchas ocasiones, al comer fuera de casa rompemos la rutina habitual, y los niños quizás por comer más tarde, comen poco. Por ello el reclamo tan económico del precio del menú infantil hace que muchos padres se decanten por éste, pero debemos pensar que estamos dándole alimentos de muy baja calidad. 

Y entonces, ¿qué podemos darles como menú infantil?

Si el niño es pequeño, y por ello come poca cantidad y no “sale a cuenta” pedir un plato de adulto, es preferible decantarse por compartir uno o dos platos de entrantes entre adultos y niños, escogiendo aquellos que puedan gustarles pero que también puedan ser saludables. Entre los entrantes existe siempre una gran variedad, por ejemplo:

  • Revueltos de setas con huevos
  • Pescadito o calamares frito (en aceite de oliva)
  • Sepia a la plancha
  • Pulpo
  • Parrillada de verduras y patata
  • Ensaladas de pasta o legumbres ya que suelen estar acompañadas de hortalizas con huevo o pescados
  • Cremas o purés de verduras
  • Pan con tomate y queso
  • Tortilla de patata 

Y después podéis compartir con ellos el segundo a vuestra elección, una carne o pollo guisado, un pescado al horno, una paella… 

De lo que se debe huir es de los “fast foods” o comida rápida, y decantarse por restaurantes que “mimen” más su cocina. Puede ser una buena pizza elaborada con ingredientes frescos, donde preparen su propia masa que nada tiene que ver con porciones precocinadas y recalentadas. Por tanto, escoger el restaurante adecuado suele ser el primer paso para enseñarles a comer de manera saludable, también cuando rompemos la rutina diaria. 

Mónica Carreira – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Máster en Nutrición pediátrica – Nutricionista consultora de Advance Medical