Las propiedades del regaliz

El regaliz ya se utilizaba desde la antigüedad como planta medicinal, y hoy en día es bien conocida por todos, pues ¿quién no ha mordisqueado palo de regaliz alguna vez? Su dulzor y sabor característicos la convierten en una planta muy preciada, utilizada no sólo por la industria farmacéutica sino también por la alimentaria, como edulcorante o potenciador del sabor.

Miniatura

Propiedades del regaliz

Su riqueza en principios activos ha promovido el continuo estudio de esta planta, a la que actualmente aún se le buscan nuevas aplicaciones. Los saponósidos son los que le otorgan gran parte de sus efectos sobre la salud. De entre ellos, especial mención de la glicirricina (o ácido glicirricínico), pues es la que confiere el sabor dulce al regaliz, y además a ella se las atribuyen propiedades expectorantes, antiinflamatorias y digestivas. Se considera que el regaliz es un antiulceroso, en parte debido a que incrementa la secreción de mucus gástrico y de su viscosidad, ejerciendo cierto efecto protector. Pero en el regaliz también encontramos un buen contenido de flavonoides que, junto con los saponósidos, tienen acción antioxidante, y juegan un papel importante frente a la oxidación de las grasas. Esta capacidad es relevante tanto a nivel farmacológico como alimentario.

Inconvenientes

shutterstock_315141983

Por otro lado, se han de tener otras consideraciones respecto al regaliz, ya que tiene contraindicaciones. Dependiendo de su consumo, aumenta la tensión arterial, y por tanto estaría contraindicada en personas hipertensas. Esto es debido a que uno de sus principios activos, el ácido glicirricínico, tiene  una estructura química afín a dos hormonas que participan en el equilibrio hidromineral de los tejidos. Con la ingesta de regaliz, se incrementa su acción favoreciendo la retención de sodio, cloro y agua, y el incremento de la excreción renal de potasio, produciéndose un aumento de la tensión arterial. Está también contraindicado en casos de hipopotasemia e insuficiencia renal debido a este mismo efecto.

Dado que el regaliz forma parte del gran mundo de la alimentación y vamos a poder disfrutar de su sabor en bebidas, golosinas, tisanas, y otros muchos alimentos, vale la pena tener en cuenta todas sus propiedades,  las buenas, y las que no lo son tanto.

Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical