El trabajo no es excusa... ¡come bien!

El tipo de trabajo condiciona nuestra manera de alimentarnos, y más si tenemos en cuenta que en la mayor parte de los casos la comida tiene lugar fuera de casa. Y es precisamente ésta la que aporta la mayor parte de carga calórica diaria a la dieta, pues en nuestra cultura representa aproximadamente un 35% de las calorías ingeridas al día. Además, permite introducir varios de los grupos de alimentos básicos que deben conformar una dieta equilibrada. Por este motivo, se debe prestar especial atención a la comida o almuerzo, para alimentarnos bien, estar bien nutridos y en definitiva mantener un buen estado de salud y rendimiento.

Miniatura

Para que una dieta se considere comer bien, la comida principal del día debe contener los siguientes alimentos: verduras, alimentos ricos en hidratos de carbono (pasta, arroz, patata, legumbre, pan) y alimentos proteicos (carne, pescado, huevo). Con ellos son múltiples las combinaciones alimentarias que se pueden hacer para confeccionar un menú; se puede conformar un primer y segundo plato, o combinarlos en un plato único, según los gustos, costumbres o rapidez requerida. Además, se ha de sumar una grasa para elaborar las recetas, siendo el aceite de oliva la mejor opción, y un postre como complemento final que se aconseja que sea una pieza de fruta o un yogur. Pero, este modelo dietético no siempre se cumple, pues en función de la disponibilidad de tiempo, lugar y ritmo de trabajo, muchas personas descuidan su alimentación, y acaban comiendo siempre lo mismo o cualquier tentempié o bocado incompleto, poco nutritivo o desequilibrado a nivel nutricional.

Sin embargo, siempre existe una buena opción de menú que encaje en nuestro día a día y al mismo tiempo asegure el aporte de esos alimentos que tanto necesitamos y ayude a llevar una alimentación sin excesos calóricos.

  • Evitar restaurantes de comida rápida y bufetes libres. En los primeros, nos sorprenderíamos de cuánta grasa oculta tienen muchos alimentos, y en los segundos es fácil descontrolar las raciones y comer por encima de nuestras necesidades.
  • Es conveniente elegir platos ligeros y equilibrados que sigan el patrón establecido, controlando el consumo de platos que incluyan salsas grasas y elaboraciones muy calóricas como frituras y rebozados.
  • Los postres suelen ser tentadores, y en muchas ocasiones, entre las opciones siempre están los típicos dulces elaborados con demasiada grasa y azúcares simples. Es mejor no dejarse llevar y pedir una pieza de fruta o un yogur. Y aún más cuando se come cada día de menú.
  • Respecto a la bebida, la mejor elección es el agua. Hay que limitar el consumo de alcohol.

Comer bien a base de tuppers

La ventaja de llevarse la comida preparada de casa al trabajo, es que de alguna manera obliga a la planificación y a tomar más conciencia de lo que se come. Incluso, para aquellas personas que han de seguir una dieta de control de peso, favorece más el autocontrol, sobre todo en cuanto a cantidad se refiere.
Si no se dispone de tiempo suficiente para hacer un menú muy elaborado, hay recetas que pueden partir de una elaboración sencilla, para luego pasar a enriquecerlas de forma rápida con otros alimentos. Por ejemplo: añadir una lata de atún a una ensalada de pasta o huevo duro a un arroz blanco salteado con verduras.

Es mejor no acudir a las frituras, pues aparte de los cambios organolépticos (sabor, textura, aroma) con el paso de las horas, no resulta conveniente incluirlos en la dieta diaria, sobre todo teniendo en cuenta la poca actividad física de la gran mayoría de trabajos hoy en día.

Los platos únicos son la opción más cómoda cuando el tiempo apremia, y siguiendo el patrón establecido de alimentos que han de estar presentes, se pueden elaborar menús tan caprichosos como: guisantes con cebolla y jamón, espaguetis con setas y gambas, ensalada de lentejas con queso fresco y atún, wok de arroz con verduras y tacos de pollo, judías verdes con patata y huevo duro... y así un sinfín de platos fáciles, sanos y deliciosos.


Isabel López - Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos -Diplomada en Nutrición Humana y Dietética - Nutricionista consultora de Advance Medical