El horno, una buena alternativa para los fritos

Las croquetas hechas en el horno son la variación más sana de esta clásica receta. Son más ligeras, y por ello son ideales para las cenas infantiles. Además si las hacemos de verduras, conseguiremos introducir alimentos a los niños que no suelen gustarles.

Miniatura

Las croquetas y los rebozados se pueden cocer al horno. Así se utiliza menos aceite, se generan menos olores y permite, mientras, jugar con tu hijo o hija.

Croquetas hechas en el horno

Las croquetas puede parecer que son un plato poco sano. Hoy vamos a preparar unas croquetas con ingredientes saludables hechas al horno.

Ingredientes:

Las croquetas no tienen por qué ser de pollo, jamón y huevo. Los ingredientes para nuestras croquetas hechas al horno son los siguientes: 300 gramos de zanahoria, una cebolla pequeña, tres cucharadas soperas de harina, 300 mililitros de leche desnatada, una cucharada sopera de aceite de oliva, nuez moscada, un huevo, sal yodada, harina y pan rallado

Preparación:
Lo primero que debemos hacer es sofreir la cebolla y la zanahoria rallada. Después, añadiremos la harina a la cebolla y la zanahoria rallada. Una vez que hayamos mezclado bien los ingredientes, añadiremos la  leche caliente, una pizca de sal y nuez moscada. Tendremos que remover hasta que quede una masa espera. Lo dejaremos enfriar para no quemarnos a la hora de hacer las croquetas. Al hacer las croquetas, tendremos que enharinarlas con huevo y pan rallado. El último paso será ponerlas a cocer al horno previamente calentado hasta que estén totalmente hechas.

¡Buen provecho!