La dieta de protección gástrica, también llamada “dieta blanda” es aquella que deben seguir los pacientes con enfermedades que afectan al tubo digestivo o tras una intervención quirúrgica que haya afectado al estómago. Se trata de una dieta con un objetivo claro: facilitar la digestión. Pero ¿qué alimentos se incluyen? ¿Cuáles se deberían evitar? ¿Cómo configurar un menú para una dieta de protección gástrica? En este artículo daremos respuesta a estas preguntas.

¿Qué es la dieta de protección gástrica o dieta blanda y a quién va dirigida?

Como hemos avanzado en la introducción, la dieta de protección gástrica, o más conocida como “dieta blanda”, hace referencia a una alimentación de fácil digestión (y no debe confundirse con una alimentación de fácil masticación).

Deporte

Maldita.es

Maldita

Algunos estudios apuntan a que la acrilamida, una sustancia que se crea al someter alimentos a alta temperatura durante demasiado tiempo, podría aumentar el riesgo de diferentes tipos de cáncer. Pero aún hacen falta más evidencias científicas al respecto.
Leer más

Esta dieta está indicada para personas que necesitan que su aparato digestivo trabaje lo mínimo posible, ya sea:

  • Porque padecen alguna enfermedad del aparato digestivo, como hernia de hiato, úlcera gástrica o úlcera duodenal.
  • Tras una cirugía.
  • En una secuencia de dietas de tolerancia como adaptación a una alimentación normal.

¿Qué alimentos incluye y cuáles excluye una dieta blanda?

Para saber qué alimentos están incluidos y cuáles están excluidos de la dieta de protección gástrica hemos preparado este listado, dividido por tipología del alimento:

  • Cereales y féculas
  • Carnes y pescado
  • Huevos
  • Lácteos
  • Legumbres
  • Verduras
  • Fruta
  • Grasas
  • Bebidas
  • Otros

Cereales y féculas

  • Cereales y féculas refinadas, es decir, blancas, en forma de:
    • Pasta
    • Pan blanco
    • Biscotes
    • Arroz
    • Cous-cous
    • Avena cocida
    • Patata hervida o al vapor
  • Preferiblemente evitar:
    • Cereales integrales
    • Bollería industrial alta en azúcares y grasas trans

Carnes y pescado

  • Priorizar carnes blancas en cocciones ligeras como plancha, hervido u horno como:
    • Pavo
    • Pollo
    • Conejo
    • También priorizar pescados blancos (como merluza, dorada, mero, lenguado, abadejo o lubina), utilizando las mismas cocciones
  • Preferiblemente evitar:
    • Carnes rojas (como ternera, vaca, buey o vísceras)
    • Embutidos (como chorizo, salchichón, lomo embuchado)
    • Pescados azules (como atún, bonito, caballa, sardina o salmón)
    • Mariscos (como almejas, gambas o sepia)

Huevos

Este alimento debe tomarse según la tolerancia de cada paciente:

  • En principio se puede comer huevo, mejor pasado por agua o en tortilla a la francesa.
  • Si cuesta digerir, introducir primero la clara y más adelante la yema, ya que al ser rica en grasa puede ser de peor digestión.

Lácteos

  • Recomendable: Se pueden tomar lácteos naturales, priorizando:
    • Yogur
    • Kefir
    • Requesón
    • Quesos frescos a la leche (son de más fácil digestión)
  • Preferiblemente evitar:
    • Quesos curados
    • Postres lácteos ultraprocesados como yogures de sabores, flanes, natillas… por su alto contenido en azúcar.

Legumbres

  • Recomendable:
    • Legumbres en puré, en pequeñas cantidades y pasadas por el chino para retirar la piel
  • Preferiblemente evitar:
    • Legumbres enteras

Verduras

  • Recomendable: siempre cocidas o en forma de puré o caldo de verduras
  • Preferiblemente evitar:
    • Verduras crudas y crucíferas (como el brócoli, la coliflor o las coles de bruselas)
    • Tomate, en todas sus versiones, por ser un alimento irritante.

Fruta

  • Recomendable:
    • En forma de compota o asada.
    • Plátano maduro
    • Frutas maduras no ácidas
  • Preferiblemente evitar:
    • Resto de frutas crudas
Guía gratuita
Frutas y verduras
¿Consumes 5 piezas de fruta y verdura al día?

Queremos enseñarte algunas recomendaciones para que tú y tu familia disfrutéis de todos los beneficios que tiene una alimentación saludable.

Grasas

  • Recomendable:
    • Aceite de oliva virgen extra (priorizar siempre)
    • Mantequilla
    • Aguacate
  • Preferiblemente evitar:
    • Grasas trans
    • Alimentos ricos en grasas saturadas o azúcares

Bebidas

  • Recomendable:
    • Siempre agua
    • Leche según tolerancia
    • Infusiones
    • Caldos
  • Preferiblemente evitar:
    • Refrescos
    • Café (el descafeinado podría tomarse, pero es preferible evitarlo)
    • Zumos ácidos

Otros alimentos a evitar

  • Bollería industrial
  • Fritos
  • Chocolate y dulces en general
  • Salsas
  • Picante
  • Comidas muy especiadas
  • Encurtidos
  • Vinagre
  • Tabaco

Ejemplo menú diario vegetariano o vegano

¿Buscando ideas de menús para una dieta de protección gástrica? A continuación exponemos una propuesta de lo que podría ser un menú vegetariano o vegano basado en la dieta blanda:

  • Desayuno:
    • Porridge de avena con manzana asada
  • A media mañana:
    • Biscotes de pan blanco con pavo en lonchas
    • Versión vegetariana: biscotes de pan blanco con queso fresco
    • Versión vegana: biscotes de pan blanco con aguacate
  • Comida:
    • Verduras al vapor con couscous y pollo a la plancha
    • Versión vegetariana y vegana: Verduras al vapor con couscous y tofu blanco (si se tolera bien) o seitán.
  • Merienda:
    • Compota de pera o pera asada
  • Cena:
    • Crema de verduras y lenguado a la plancha con patata hervida
    • Versión vegetariana: Crema de verduras y tortilla francesa
    • Versión vegana: Puré de lentejas y judías verdes con patata hervida.
  • Postres
    • Yogur natural
    • Fruta madura como plátano o en forma de compota.
Recetario gratuito
Recetas sanas
10 recetas sanas y fáciles para una dieta equilibrada

En este e-book encontrarás ideas para desayunos rápidos y nutritivos, el paso a paso para preparar platos principales y versiones ligeras para tentempiés y meriendas.

Recomendaciones generales para la dieta de protección gástrica

  • Masticar bien los alimentos para una mejor digestión. Es importante recordar que el estómago “no tiene dientes”, por lo que cuanto mejor sea la masticación, más se facilita al estómago la digestión de los alimentos.
  • Comer poca cantidad, pero varias veces al día.
  • Evitar comidas copiosas que hagan trabajar mucho al estómago.
  • Reposar sentado un rato tras las comidas en lugar de tumbarse.
  • Reducir la cantidad de sal y otras especias para cocinar.
  • Procurar que la comida esté tibia, ni fría ni caliente.
  • Evitar alimentos irritantes como el café, el alcohol, el cacao, bollería industrial o productos muy procesados altos en grasas trans y azúcares.
  • La dieta blanda puede mantenerse durante 2 o 3 días e ir introduciendo alimentos poco a poco. Si las molestias persisten, es recomendable acudir a un profesional.

En este artículo hemos analizado algunas recomendaciones generales, pero es importante mencionar que, en muchas ocasiones, será necesaria la personalización de la dieta de protección gástrica según la patología de cada paciente, así como la tolerancia a los alimentos de cada individuo. Si lo necesitas, recuerda que en el apartado “Médicos y centros” de nuestra web puedes encontrar los mejores especialistas digestivos, ya sea mediante cita presencial, telefónica o a través de nuestra app “Quiero cuidarme más”.

Dieta de protección gastrica