Consejos para aligerar tus platos

Perder peso y comer sano han de ir de la mano. Por eso, muchas veces basta con modificar los malos hábitos que favorecen una ingesta elevada de calorías y grasas:

  • Las legumbres serán más ligeras si en lugar de chorizo y morcilla, utilizas cebolla, zanahoria, puerro y laurel.
  • Para aligerar la pasta, mézclala con verduras (champiñones, pimientos asados, judías verdes...).
  • Cocinar al papillote es una buena opción ya que los alimentos se cuecen en su jugo y permite preparar platos sabrosos sin añadir grasas.
  • Prescinde de vinagretas muy elaboradas y aliña las ensaladas con un poco de aceite, vinagre y hierbas.
  • La ensalada de tomate y queso será más ligera con queso de Burgos o queso fresco de cabra.
  • Los potajes son menos pesados con aceite de oliva, y sin la piel ni la grasa visible de carne y embutidos.
  • En lugar de añadir picatostes en las cremas y sopas, incorpora huevo duro o daditos de queso fresco.
  • Para aligerar la tortilla española sustituye las patatas fritas por patatas asadas al horno o hervidas.
  • La mayonesa es más ligera si sustituyes la mitad del aceite por yogur.
  • Para no abusar de la carne roja y la grasa saturada elabora hamburguesas de ternera con la mitad de carne y el resto cebolla, puerro, calabacín rallado, setas o espinacas.
  • Hay muchas formas de cocinar los huevos y numerosos acompañamientos para ellos pero no todos son ligeros... Opta por los huevos duros y los pasados por agua con verduras, una rebanada de pan integral o unas gulas de acompañamiento.

Equipo Nutrición Advance Medical