Combate las digestiones pesadas

¿Quién no ha sufrido alguna vez las molestias derivadas de una mala digestión después de una comida copiosa y excesiva, de comer rápido, muy tarde por la noche o incluso de vivir con mucho estrés?

Cuando la digestión es lenta, los alimentos no se digieren adecuadamente y provocan malestar gastrointestinal con síntomas como gases, ardor, náuseas, regurgitación, acidez, eructos, dolor abdominal o pesadez de estómago, entre otros.

Los siguientes consejos nos ayudarán a aliviar estos síntomas de forma fácil y sencilla:

- Repartir las comidas diarias entre 4 y 5 tomas estableciendo un horario regular. La idea es menos cantidad y más frecuentemente evitando realizar grandes comidas.

- Masticar lentamente los alimentos, unas 20 veces cada bocado, así llegan ?pre-digeridos? al estómago.

- Comer tranquilos y despacio, a poder ser, sentados y en ambientes relajados.

- Utilizar cocciones suaves (vapor, hervido, horno, microondas y papillote) así como condimentar y especiar poco los platos.

- Es recomendable incluir proteína en cada comida ya que así se estimula la secreción de ácido clorhídrico, responsable de una correcta digestión.

- Después de una comida pesada, puede ayudar comer piña o papaya de postre. La primera es rica en bromelina y la segunda en papaína, dos enzimas que ayudan a digerir las proteínas.

- Tomar una infusión digestiva después de las comidas principales (manzanilla, menta poleo, anís) y evitar las bebidas excitantes como el café o el té.

Equipo Nutrición Advance Medical