Cerveza o tapas, ¿qué es lo que más engorda?

A quién echamos la culpa de la barriga: a la cerveza o a las tapas. Cuada cual tiene su parte de culpa, pero una más que otra.

Miniatura

A la cerveza siempre se le echa la culpa del aumento de barriga, de ahí la expresión: “barriga cervecera”. Pero esto no es del todo cierto. Es cierto que la cerveza tenga algo de alcohol y aporte calorías, pero no es la única que ayuda a que crezca la barriga, gran parte de la culpa la tiene la tapa que viene con la cerveza.

La tapa de la mayor parte de bares (salvo excepciones), es muy rica en grasa. Suelen ser preparados rápidos tipo salchichas, carnes con grasa, quesos, salsas, hamburguesas, pinchitos, fritos…Estos alimentos que acompañan a la cerveza son los que realmente aportan muchas calorías a la hora de tomar una cerveza.

Solución: puedes pedirte la cerveza sin tapa o una tapa algo más saludable. Lo ideal es no abusar, ni de la cerveza con alcohol ni de las tapas grasientas. Una de vez en cuando no pasa nada, pero la barriga empieza a crecer cuando el hábito de comer este tipo de tapas se hace a diario y sobre todo cuando no se hace ejercicio.

Digamos entonces que la culpa no es ni de la cerveza ni de la tapa, más bien la culpa es nuestra por abuscar de ambas y por no hacer ejercicio. Es por eso que comienza a aparecer la barriga, no simplemente por comer estos alimentos. La cerveza y las tapas deberían ser algo esporádico en nuestra dieta, y no algo habitual, ahí reside la clave de tomar cerveza y tapas de manera saludable.

Imagen | Juanjo R