Azúcar: Pros y contras

El azúcar o sacarosa es muy apreciado por su agradable sabor y sus múltiples usos gastronómicos, aunque sobre todo destaca por ser una gran fuente de energía.

Miniatura

El azúcar ha suscitado gran interés en los últimos años, pues su consumo ha ido en aumento, incluso de forma involuntaria, ya que son muchos los productos procesados de consumo frecuente que lo incluyen en su composición sin nosotros saberlo, como es el caso de salsas, panes tostados, zumos, fiambres magros, comida preparada, entre otros. Veamos sus pros y contras.

  1. Consumo excesivo en la dieta
  2. Alimentos que contienen
  3. Consumo diario recomendable
  4. Propiedades 
  5. Contras 

Consumo excesivo de azúcar en la dieta

El azúcar despierta cierto amor y odio a la vez, pues tiene un sabor al que es fácil habituarse, pero del que es difícil desengancharse, y además, un consumo excesivo se asocia a un mayor riesgo de desarrollar obesidad, y por ende, enfermedades vasculares y metabólicas según alertan los endocrinos. Y pese a que estamos tomando cada vez más conciencia de la importancia de llevar un estilo de vida saludable, lo cierto es que aún hay una gran parte de la población que acaba el día con un gran excedente calórico.

Aunque no todo es culpa del azúcar, sí que hay una amplia oferta tentadora de alimentos azucarados que disparan su consumo. El problema aparece cuando además no somos conscientes de la cantidad que podemos llegar a tomar en un día. De ahí la necesidad de crear una normativa que regularice su contenido en los alimentos manufacturados.

Manifiesto sobre el azúcar: consejos para recudir tu consumo [Descarga gratuita]

Alimentos con azúcar añadido

El azúcar común o sacarosa se encuentra dentro de los denominados "azúcares o carbohidratos simples" ya que están compuestos por una o dos moléculas. Dentro de este grupo, además de la sacarosa, disacárido formado por glucosa y fructosa, también encontramos la lactosa y la fructosa, presentes de forma connatural en la leche y la fruta respectivamente.

Por tanto, hay que diferenciar ente los azúcares añadidos y los naturalmente presentes en los alimentos. Pero, en general, bajo el término "azúcar" nos referimos a la sacarosa , que se extrae de la caña de azúcar o de la remolacha, y que generalmente se agrega para endulzar bebidas (zumos, refrescos, etc...) y alimentos procesados como yogures, cereales, salsas, galletas o productos de bollería.

Consumo de azúcar diaria recomendable

Si tomamos como referencia las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la salud), los azúcares simples no deberían superar el 10% de la ingesta energética diaria. Incluso afirman que se pueden observar mejoras en la salud si se reducen a menos del 5%.

Esto significa que una persona que ingiera 1800 Kcal diarias, debería tomar un máximo de 23 g de azúcares al día. Esto es el equivalente a 3.5 cucharadas de postre diario, contando con que no tomásemos ninguna otra fuente de azúcares simples al día.

Propiedades del azúcar

El azúcar puede formar parte de nuestra dieta, tiene un sabor complaciente y proporciona cierta alegría a la dieta. Ahora bien, todo depende del consumo. De manera resumida, los pros del azúcar son los siguientes:

  • Fuente de energía y rápida reposición de depósitos de glucógeno.
    • Los azúcares simples son utilizados en el ámbito deportivo para reponer de forma rápida y eficiente las reservas de glucógeno hepático y muscular, sobre todo en ejercicios de larga duración. Es importante el aporte antes, durante y después.
  • Proporciona cualidades organolépticas.
    • Aparte de sabor dulce, confiere color y texturas agradables a los alimentos a los que se adiciona.
  • Sirve como conservante.
    • Soluciones con alta concentración en azúcar sirven para inhibir el crecimiento microbiano. Se utilizan en la elaboración de confituras, mermeladas y conservas de fruta.

GUÍA GRATUITA: Aprende sobre obesidad en niños y adolescentes. ¡Clic aquí!

Contras del azúcar

Por lo que respecta a las contras del azúcar, son las siguientes:

  • Pobre calidad nutricional.
    • El azúcar común aporta energía, pero no es una fuente válida de micronutrientes (vitaminas y minerales).
  • Obesidad y diabetes.
    • Se considera que la sobre-ingesta de azúcar es uno de los factores que ha influido en el aumento de la incidencia y prevalencia de obesidad en los últimos años, sobre todo cuando se combina con la falta de actividad física. Son las bebidas refrescantes azucaradas las que más están en el punto de mira, pues en muchos hogares las han incorporado como bebida de consumo diario, e incluso en sustitución del agua. Esto se puede traducir en unas 400-600 Kcal extras diarias. Por otro lado, hay que considerar que la obesidad, con un estilo de vida sedentario, son factores de riesgo de desarrollo de diabetes.
  • Caries dental.
    • El azúcar sirve de sustrato a las bacterias de la cavidad bucal dando inicio al proceso de cariogénesis, que produce una destrucción localizada del tejido dental.
  • Dislipemias.
    • La ingesta excesiva de azúcares refinados también se asocia a dislipemias como la hipertrigliceridemia, más cuando se ingieren a través de alimentos que los combinan con grasas trans o saturadas en productos de bollería. Esto comporta un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Hígado graso.
    • Un consumo elevado de azúcar incrementa la síntesis de grasa en el hígado que, si se produce de forma sostenida en el tiempo, puede derivar en hígado graso.
  • Exagerada respuesta glucémica.
    • Los azúcares simples son fáciles de digerir y se absorben rápidamente en el intestino, produciendo un repentino aumento de la glucosa en sangre que a su vez conlleva a una rápida respuesta insulínica para ayudar a bajar la glucemia. Esta respuesta desproporcionada se podría decir que es como una montaña rusa metabólica que no favorece un buen control glucémico.

Además, de los diferentes estudios sobre los azúcares y sus efectos metabólicos, van saliendo conclusiones interesantes que revelan que no sólo importa la cantidad sino también el tipo de azúcar que se ingiere. Es necesario seguir estudiando para poder obtener conclusiones más concretas. Por el momento, van surgiendo estrategias para procurar que la población tome más conciencia y esté más informada de la cantidad de azúcar añadido de muchos de los productos que se encuentran en el supermercado. Al mismo tiempo, se presiona a la industria alimentaria para que el etiquetado sea más claro y detallado.


Debemos controlar el azúcar que metemos en nuestra dieta para que nuestra salud no se vea comprometida. La dieta mediterránea o la dieta para la menopausia son dos ejemplos de alimentación que controlan la cantidad de esta sustancia que ingiere una persona. 

No debemos superar la cantidad diaria recomendada de consumo, pero también debemos ser conscientes que hay algunos alimentos como los yogures o algunos postres que necesitan algún edulcorante para su consumo. Para no utilizar azúcar, podemos emplear sustitutivos como la sucralosa.


Isabel Lopez

Artículo de Isabel López

Dietista nutricionista, experta en prevención de la obesidad.

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Postgrado en Nutrición y Obesidad. Actualmente forma parte del equipo de nutrición de Advance-Medical (Teladoc Health).

Más sobre Isabel >

Linkedin

Desde DKV Seguros, consideramos importante la concienciación en el consumo recomendado de azúcar en la dieta. Por ello, contamos en nuestro blog con numerosos contenidos sobre este tema:

Comentarios