Ayuno intermitente, ¿cómo puedo empezar?

En los últimos años se habla mucho del ayuno intermitente, un concepto que está cogiendo mucha fuerza y que se está convirtiendo en un hábito que practica cada vez más gente. Conozcámoslo. 

Miniatura

El ayuno intermitente tiene tanto defensores como detractores con lo que siempre es aconsejable buscar toda la información a nuestro alcance sobre esta práctica y por supuesto guiarnos siempre por el consejo de un especialista.

  1. ¿Qué es el ayuno intermitente?
  2. ¿Sí o no?
  3. ¿Qué beneficios se le atribuyen al ayuno intermitente?
  4. ¿Qué desventajas se le atribuyen?
  5. Conclusión...

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente no es un tipo de dieta, sino un patrón alimentario. Se trata de saltarse algunas comidas y pasarse unas horas sin comer repitiendo esta pauta cada cierto tiempo.  

Existen diferentes tipos de ayuno intermitente, y los más habituales son:  

  • Ayuno 12/12: se trata de pasarse 12 horas sin comer nada, puede hacerse coincidir con la noche, por lo que si se cena pronto y se desayuna algo tarde es fácil que pasen 12 horas sin comer nada, por ejemplo, cenar a las 20h y desayunar a las 8h.  
  • Ayuno 16/8: se trata de pasarse 16 horas sin comer nada, y comer sólo en las otras ocho horas del día restantes.   

Las personas que practican el ayuno se basan en la teoría de que los humanos han sido cazadores y recolectores durante la mayoría de la historia de la Humanidad, por lo que no comían cada dos o tres horas como actualmente se hace si se realizan cinco o seis comidas al día, por lo que consideran que la sensación de hambre no es real. 

¿Sí o no?

Existen defensores y detractores como hemos mencionado, aunque aquellos profesionales que lo practican aconsejan iniciarse con ayunos menos estrictos como el 12/12. Al hacerlo coincidir con la noche, puede que algunos lo hayamos incluso realizado en alguna ocasión sin darnos cuenta. Si este tipo de ayuno se “lleva” sin problema y no se tienen sensaciones negativas, puede probarse el 16/8 siempre empezando después de cenar para que sea más sencillo, y realizar la primera comida al mediodía. Durante los ayunos puede tomarse agua, agua con menta o limón o té (siempre sin azúcar).  

¿Qué beneficios se le atribuyen al ayuno intermitente?

  • Mayor control del hambre no real y mejora la capacidad de autocontrol. 
  • Mejora los niveles de insulina, triglicéridos y colesterol LDL en sangre. 
  • Mejora el sistema inmunológico.  

¿Qué desventajas se le atribuyen?

Existen situaciones concretas en lo que se desaconseja totalmente practicar el ayuno:  

  • En personas que padecen ansiedad por el hecho de no comer durante tantas horas puede incrementar dicha ansiedad.  
  • En personas con trastorno de la conducta alimentaria, pues refuerza su conducta perjudicial para la salud.  
  • En personas con bajo peso. 
  • En niños, ancianos, personas con enfermedades, embarazadas, en periodo de lactancia, etc. 

Conclusión...

En la actualidad, no existen estudios suficientes y de una muestra suficientemente amplia como para poder afirmar que se trata de una práctica aconsejada. Encontramos estudios a favor y en contra, hay quien lo recomienda como pérdida de peso siguiendo “una moda” y quien lo recomienda como “estilo de vida” … En conclusión, lo importante es que si decides empezar a realizar ayunos debes dejarte asesorar por un dietista nutricionista que te oriente, y seguir una dieta equilibrada y saludable en las horas de ingesta, sin caer en la tentación de comer alimentos procesados, ricos en grasas y azúcares poco saludables por el hecho de haber ingerido pocas calorías.  

Monica Carreira

Artículo de Mónica Carreira

Nutricionista

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética - Máster en Nutrición pediátrica - Nutricionista consultora de Advance Medical

Más sobre Mónica >

 

Facebook Twitter

Comentarios