Alimentos malos para el colesterol en verano

Durante el año, hay varios periodos en los que nuestros hábitos alimentarios cambian de forma notable, y uno de ellos es el verano.

Miniatura

Hacemos más vida fuera de casa y entran en escena los bufés libres, las terrazas, los chiringuitos o los helados de media tarde. Aunque el calor suele mermar un poco el apetito, son muchos los que se rinden a los placeres de la época vacacional. Ahí es donde aparecen los alimentos malos para el colesterol.

  1. Dieta veraniega
  2. Helados cremosos
  3. Frituras
  4. Comida rápida
  5. Salsas
  6. Barbacoas

Dieta veraniega con alimentos malos para el colesterol

La dieta sufre un cierto desorden, e incluso fluctúa a nivel calórico en función del tipo de vacaciones y destino escogido. Aunque no haya un patrón igual para todos, solemos comer y cenar sin tener en cuenta la cantidad y la calidad nutricional de lo que comemos.

Pese a que este periodo no es muy largo, sí que puede repercutir sobre los niveles de colesterol, sobre todo en aquellas personas que ya presentan hipercolesterolemia. Aunque la dieta hay que cuidarla durante todo el año, no está demás tener en cuenta un mínimo de consideraciones dietéticas durante el periodo estival, y conocer qué alimentos tienen una influencia negativa en nuestra salud cardiovascular.

Alimentos malos para el colesterol: Helados cremosos

Su contenido en grasa y en azúcares simples es el que determina el valor calórico de este tipo de helados. Básicamente se elaboran con azúcar, sólidos lácteos no grasos, grasa láctea (nata, mantequilla) y grasas vegetales. Por un lado, la base láctea a partir de la que se elaboran puede contribuir a una mayor presencia de colesterol, pero no por la leche entera utilizada, sino por la presencia de nata o mantequilla, cuya proporción grasa es mayor y mayoritariamente saturada. Por otro lado, hay que considerar la calidad de los ingredientes, pues son muchos los helados que encontramos en el supermercado que contienen grasas vegetales baratas, como la de palma o de coco, que contienen cantidades apreciables de ácidos grasos saturados, como el mirístico y el palmítico, poco saludables a nivel cardiovascular porque contribuyen al aumento del colesterol "malo" y a la formación de placa de ateroma. Este tipo de grasas se suelen añadir para proporcionar una textura más cremosa al helado, pero en realidad empeoran la calidad nutricional del producto. Si hemos de darnos un capricho, mejor escoger helados de leche, y artesanales. Y si queremos evitar la grasa, entonces hemos de optar por los helados de leche desnatada, sorbetes o helados de agua.

Alimentos malos para el colesterol: Frituras

Las comidas y aperitivos fritos suelen ser platos estrella de la mayoría de chiringuitos y terrazas de verano. Se preparan rápido y siempre son bien recibidos por los clientes. El pescadito frito, los calamares a la romana, los chocos, las croquetas o las patatas fritas, son algunos ejemplos de platos típicos de las cartas. El problema es cuando la fritura se ha hecho con un aceite poco adecuado y muy reutilizado. Con las altas temperaturas los aceites sufren alteraciones, transformándose en grasas trans que favorecen el aumento de colesterol. Además, aparecen compuesto tóxicos, igualmente poco saludables. Los aceites más inestables y que antes se degradan son aquellos con mayor contenido en ácidos grasos insaturados, como el aceite de girasol, de maíz, de soja o de colza. El aceite de oliva resulta más apropiado porque su composición en ácido oleico, monoinsaturado, le proporciona mayor estabilidad frente a las altas temperaturas. Aun así, si comemos fuera de casa, es difícil controlar este tipo de cosas. Por tanto, es mejor no abusar de las frituras.

Alimentos malos para el colesterol: Comida rápida

Son muchas las familias que, por comodidad y rapidez, en verano consumen más comida rápida, bocadillos de embutido, bollería o snacks.  Pero este tipo de alimentos incrementa la ingesta de grasa saturada y grasa trans en la dieta, y hay que procurar no tomarlos de manera habitual, y no extender su consumo al resto del año. Este tipo de grasas aumentan el nivel de colesterol LDL (malo) y disminuyen el colesterol HDL (bueno), habiéndose demostrado su clara influencia sobre la hipercolesterolemia y, por tanto, sobre las enfermedades cardiovasculares. Dejando la pereza a un lado, y tanto si se va a pasar el día a la playa o a la montaña, es mejor optar por llevar fiambrera con ensaladas variadas a base de de pasta, arroz, legumbres o quinua con verduras y fruta.

Alimentos malos para el colesterol: Salsas

En verano hay mayor presencia de ensaladas en la mesa, y los poco amantes de la lechuga, tienden a aliñarlas con salsas para proporcionarles mayor sabor y palatabilidad. En el mercado encontramos gran cantidad de salsas envasadas, no sólo para todo tipo de ensaladas, sino también para platos de carne, pescado o pasta. Hay que leer bien la lista de ingredientes para saber qué tipo de base grasa se ha empleado en su elaboración. Aceites vegetales como el aceite de oliva o de girasol son las mejores opciones; pero también vamos a encontrar salsas con el aceite de palma (aceite de palmiste o estearina de palma), grasas hidrogenadas (trans), nata o mantequilla, que suelen añadirse para dar una determinada consistencia al producto, pero que resultan muy poco saludables si queremos cuidar el colesterol.

Alimentos malos para el colesterol: Barbacoas

El buen tiempo anima a reunirnos con amigos y familiares, y no hay mejor forma de hacerlo que compartiendo una barbacoa al aire libre. Son las carnes procesadas como el bacon, salchichas o embutidos grasos (chorizos, morcillas), frecuentes en este tipo de eventos, las que se relacionan con mayor riesgo cardiovascular, pero no sólo por un exceso de grasa saturada, sino también por su alto contenido en sal y nitratos.

Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical

Etiquetas: Colesterol