5 infusiones para hidratarte en verano

El calor del verano y las infusiones no están reñidas. Descubre cómo mantenerte hidratado y refrescado con estas sencillas infusiones.

Miniatura

En verano lo último que nos apetecen son bebidas calientes y es por ello que muchos asociamos las infusiones únicamente a las estaciones más frías, como el invierno o el otoño. Pero éstas pueden ser una perfecta solución para hidratarnos en pleno verano. ¿Quién dijo que las infusiones no encajan con un día de agosto?

  1. Infusiones: Una perfecta forma para hidratarse
  2. 5 infusiones para hidratarte en verano

Infusiones: una perfecta forma para hidratarse

En verano una de las principales necesidades de nuestro organismo es la de mantenerse hidratado. Si durante el resto del año es importante ingerir de 2 a 3 litros de agua al día, en los meses más cálidos esta cantidad se puede ver incrementada, especialmente cuando el sol más aprieta. Tomar una refrescante infusión nos ayudará a ingerir esta cantidad de agua diaria y a la vez disfrutar de todos sus otros beneficios para nuestro organismo.

5 infusiones para hidratarte en verano

  • Té verde frío: El té frío es una de las mejores infusiones para el verano. Es tan sencillo como preparar nuestro habitual té verde a primera hora de la mañana y guardarlo en el frigorífico durante varias horas. De este modo, nuestra infusión se mantendrá fría durante todo el día y nos hidratará cuando más lo necesitemos, sin olvidar que el té verde es un excelente antioxidante, entre otras muchas propiedades. ¿Qué más se puede pedir?
  • Infusión de limón y jengibre: La mezcla de limón y jengibre es una de las infusiones que puede refrescarte el verano, y su preparación no es nada laboriosa. Corta un limón a rodajas, ponlo a hervir en agua y añade un poco de jengibre. En cuanto empiece a hervir, déjalo reposar durante un cuarto de hora y guárdalo en el frigorífico. Esta infusión, más allá de hidratarnos y refrescarnos, nos aportará propiedades antiinflamatorias y diuréticas.
  • Pepino, menta y limón: Si el sabor refrescante de la menta es lo tuyo no pierdas la oportunidad de incluirla en tus infusiones. Junto con el pepino y el limón, esta infusión se prepara añadiendo al agua unas 10 hojas de menta, un limón cortado en trozos y un pepino de tamaño medio pelado y cortado en láminas. Una vez enfriado en el frigorífico, el resultado es perfecto para los días de verano: una infusión desintoxicante, refrescante y diurética.
  • Infusión de melisa: Su refrescante olor a limón convierte la melisa en una de las mejores plantas para refrescarnos con infusiones este verano. Preparándola a primera hora de la mañana y guardándola en la nevera, esta infusión nos proporcionará un trago refrescante, además de ayudarnos a calmar los nervios y a dormir mejor.
  • Jengibre y canela: Todo empieza picando unos trocitos de raíz de jengibre, dejándolo hervir en una olla y, posteriormente, le añadimos la canela. Esta infusión, nos ayudará a refrescarnos y a desinflamar nuestros órganos. Sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas, unidas a su poder refrescante, hacen de ella una de las mejores infusiones para el verano.

Etiquetas: Alimentación